Reportajes

Compañeros en la escuela, madre e hijo en el hogar

A las 13:40 horas, María Elena y Jorge Luis coinciden a diario en el umbral del aula 122 de la Facultad de Psicología.

Justo en ese horario, él termina su turno escolar y justo en ese horario ella inicia su jornada académica.

Esto no tendría nada de extraordinario en dos personas que estudian el primer semestre en cualquier facultad del Nivel Superior de la Universidad Autónoma de Nuevo León, pero no es así: ellos son madre e hijo.

La vida de María Elena Cardoso y de su hijo Jorge Luis Hurtado tomó un rumbo paralelo, cuando ella decidió estudiar la carrera de psicología y acudió a la Universidad a solicitar fecha de examen.

“Yo presenté (por primera vez) el semestre pasado y no pasé, pero volví a presentar para este semestre y salí aprobada”, comenta.

Jorge Luis -de 21 años- estudiaba en un instituto ajeno a la UANL, cuando de pronto decidió dar un giro en su vida al cambiar de carrera para adentrarse en el estudio del comportamiento humano.

¿Cómo fue que el universo, el destino o Dios, los hizo coincidir en la Facultad de Psicología?

“Fue una conjunción de factores, donde mi mamá decidió empezar sus estudios de educación superior y yo (decidí) hacer un cambio de carrera y de facultad”, comenta Jorge Luis.

Al igual que su mamá, Jorge Luis se inscribió en el examen de admisión y acudió a presentar el día indicado.

Con el nerviosismo propio de quien enfrenta una prueba que marcará el rumbo de sus vida, madre e hijo presentaron en distinto salón y esperaron por días el resultado.

¿Estudiaron juntos para el examen?

“Estudiamos separados. Mi hijo trabaja y estudiaba en su ratos libres, yo lo hacía en la casa”, expresa María Elena.

A medida que se acercaba el día de entrega de resultados, dijo, aumentaba la inquietud. Quizá por eso fue Jorge Luis quien ingresó a la red y revisó el resultado de ambos.

“¡Aquí apareces mamá!”, fue el grito que dio fin a días inciertos.

Fue mucha la emoción, tanta la alegría, que decidieron compartir la buena noticia con sus amistades.

Aunque se sentía confiado, dice Jorge Luis, de pronto le asaltaba la duda, más al saber que competía con docenas de alumnos que también luchaban por un asiento en la FaPsi.

Luego de participar en un curso de inducción, madre e hijo fueron asignados a estudiar en la misma aula, él tocó de mañana y ella de tarde.

“(Los primeros días) Cuando mi mamá llegaba y entraba al salón, mis compañeros se salían porque pensaban que había llegado la maestra (del turno de tarde). Otros me preguntaban que de dónde conocía a la maestra. Yo les decía no es la maestra es mi mamá”, narra Jorge Luis.

“A mí me pasaba lo mismo. Cuando Jorge Luis iba a buscarme al salón, me preguntaban que de dónde lo conocía. Yo les decía: no es un alumno, es mi hijo”, comenta.

¿Y alguna chica le ha dicho suegra?

-No, hasta ahorita no.

A mi sí – interviene Jorge Luis-. Cuando ven a mamá algunas chicas dicen, ahora vengo voy a hablar con mi suegra.

El plan de estudios de la Facultad de Psicología, dicen, les ha resultado apasionante.

En ocasiones, cuando hay alguna duda, dice María Elena, tratan de resolverlas. Pero eso ocurre en el menor de los casos. Las pláticas van mas en el sentido de cómo abordan los temas los maestros y las lecturas que van surgiendo conforme avanza el programa.

F12

Milade Téllez

“Están muy interesantes las materias. Compartimos mucho sobre eso. Le digo ya viste esto. Él me dice, no yo prefiero la clínica. Siempre hay lago que compartir. Y vamos que cada día me ocurre algo nuevo”.

-¿Y qué les ha parecido la Facultad?

-Los compañeros, las instalaciones, los profesores. Todo aparece adecuado para la formación, señala Jorge Luis.

-Se me hace muy buena escuela –agrega María Elena – tienen maestros muy preparados, le platicaba a mi hijo, no sólo son psicólogos; tienen maestrías y doctorados. Están muy preparados. Es más de lo que esperaba. Hay Nivel. Porque mucha gente dice “No la Uni, es mejor la UdeM, el Tec porque tienen mejores maestros”; pero yo he encontrado que no es así, que hay gente muy preparada y sabe enseñar.

¿Qué tienen visto al final del camino, en que se van a desempeñar?

María Elena desea trabajar con niños, toda vez que en su experiencia está el haber participado en el DIF regio, en la atención a niñas sin familia.

“Me gustó mucho trabajar con huerfanitas, tenía muchas niñas a mi cargo. Ahora sé que cuando tienes el conocimiento puedes aportar más. Quiero volver, pero de una manera de ayuda, de apoyo”, comenta.

Jorge Luis desea establecer un consultorio y dedicarse a la atención de pacientes desde la perspectiva del psicoanálisis.

“Yo veo más plausible asociarme con mi mamá, tener un consultorio. Yo estaría más enfocado a la psicoterapia, a lo clínico”, expresa.

¿Y en la graduación quién va a felicitar a quién?

-Ambos- dice María Elena- a mi me da mucho gusto, soy muy afortunada de tener una familia que me apoya, mis hijos, mi esposo. Jorge Luis me dijo “mamá si quieres estudiar nadie te va a detener”, y eso fue lo que me hizo estudiar.

María Elena ha cruzado los cincuenta años, tiene un hijo menor estudiando en el extranjero y un mayor que casado le ha regalado una nietecita; por tanto enfrenta el reto de ser estudiante, esposa, madre de familia, abuelita y responsable de un hogar.

¿Qué mensaje les puede dar a las mujeres que desean estudiar y que sienten que algo las detiene?

“Las cosas son difíciles porque no nos atrevemos a hacerlas, cuando nos atrevemos nos damos cuenta que no son tan difíciles, que podemos hacer esto y mucho más, todo lo que queramos”.

Termina la entrevista, Jorge Luis se encamina al estacionamiento. En unos minutos estará en su empleo y luego volverá a su casa.

María Elena camina por los pasillos e ingresa en el aula 122, al día siguiente el dintel de la puerta la verá llegar otra vez y en el umbral madre e hijo renovarán con un beso en la mejilla, sus esfuerzos para triunfar en la carrera de Psicología.

Click to comment

Noticias

Somos un medio independiente que dedica su espacio a plasmar las historias y proyectos que los estudiantes, principales protagonistas de la vida estudiantil, generan día con día dentro de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Copyright © 2015 Aula23.mx | Monterrey, Nuevo León. México

To Top