literatura

El origen del silencio humano

Al momento de nacer, el hacedor de palabras no entrega una cantidad de palabras.
Algunos reciben pocas y en su timidez las ahorran.
Otros no reciben ninguna, por eso son personas mudas.

Algunos reciben muchas, por eso hablan demasiado.

La entrega se hace en una ceremonia que se lleva a cabo antes de llegar al vientre que nos ayudará a llegar a este mundo.

Todos olvidamos el lugar de este suceso y la cantidad de palabras que nos otorgaron, pero algo inconsciente nos guía para no acabarlas.

Por eso algunos parlanchines se vuelven serios de pronto; o algunos viejos abandonan la timidez y hablan hasta “por los codos”.

El secreto está en saber administrar las palabras. Si te las acabas, te volverás mudo.

Por eso cuida tus palabras.

 

LAL

(Inspirado en un escena de la película El Erizo)

Click to comment

Noticias

Somos un medio independiente que dedica su espacio a plasmar las historias y proyectos que los estudiantes, principales protagonistas de la vida estudiantil, generan día con día dentro de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Copyright © 2015 Aula23.mx | Monterrey, Nuevo León. México

To Top