Especial

El Reportero del Aire enfrenta su más duro reto

La ciudad amaneció con una neblina a ras de tierra y una ligera llovizna hacía casi imposible transitar con seguridad. La vida, empero, seguía sin reparos y los 12 grados de temperatura animaron a más de uno a buscar calor en el café de las tiendas de conveniencia y en la calefacción de sus vehículos.

Era un miércoles cualquiera ese 22 de enero del 2020, había la promesa de los meteorólogos de que a medio día la temperatura subiría a 19 grados, pero por la noche un descenso a 15 grados haría difícil la convivencia humana a la intemperie.

Nada extraño en una ciudad como Monterrey.

Bueno, no fue un miércoles cualquiera.

La vida de Joel Sampayo “El reportero del Aire” dio un vuelco inesperado ese día. Mientras cenaba sintió un malestar entre la tráquea y el estómago, al intentar pasar un bocado.

Era invitado en un evento importante, por lo que de inmediato recobró el aplomo habitual que huyó de su rostro en ese momento de alarma.

Pero al día siguiente buscó ayuda.

Luego de un peregrinar por consultorios y entrevistarse con médicos, recibió de uno de ellos una preocupante noticia: “traes un tumor enorme en el estómago; arregla tus cosas, ya no vas a poder trabajar”.

Joel vive, desde hace 15 años,  en la montaña, en lo alto de la sierra de Villa de Santiago. Unos cien encinos rodean su “refugio”, un gallinero los provee de alimento al igual que una docena de árboles frutales llevan a su mesa aguacates, mango, naranjo, manzanas y mandarinas.

Quien lo conoce no puede imaginar a un Joel Sampayo en quietud, es la hiperactividad hecha persona.

¿Cómo vive este encierro, está inmovilidad no solicitada?

-Si me permite la expresión, enfrento un doble castigo:1.- El aislamiento por el Covid 19, que es una situación global; 2.- Los cuidados extremos ante la enfermedad que me toca enfrentar, un cáncer muy agresivo. Ciertamente, la hiperactividad me ha distinguido siempre, y en este severo confinamiento, he tratado de canalizar toda esa energía para escribir, componer una canción, o estructurar piezas poéticas, o arrancar de la computadora algunas ideas.

De vez en vez, Joel tiene que asistir al Hospital 25 del IMSS a quimioterapia, someterse a sesiones dolorosas, atado a equipos que le suministran líquidos a la búsqueda de su bienestar.

-(En esos momentos) pudiera considerarme un prisionero, pero mi mente no deja de trabajar, de crear, de bocetar proyectos, de recordar vivencias, de las buenas y las malas.

¿Algún político le reclamó alguna nota, o ha recibido alguna amenaza?

– Ni en mi faceta de periodista, ni como escritor de obras cómico-político-musicales recibí jamás algún “mensaje” de alguien que se sintiera ofendido. Es que todo lo que hice público o convertí en un argumento de teatro estaba debidamente comprobado. Es más, como que a los políticos les agradaba que los mencionara en mis críticas sociales.

Su faceta como escritor ha sido importante en su vida, pero ha dedicado 45 años al periodismo. Es un referente obligado en el periodismo, una autoridad que en estos momentos considera que el nivel del ejercicio periodístico ha decaído.

– Antes de la llegada del Siglo 21, el periodista debía pedalear, investigar profusamente, sudar la gota gorda. Desde el año 2 mil he notado una pereza que crece como bola de nieve por la facilidad de llenar espacios noticiosos con todo lo que circula por redes sociales. El periodismo ha caído a niveles críticos. Sin salir a la calle, cualquiera puede jactarse de ser reportero con solo echar un manotazo a lo que se publica en Twitter, Instagram, WhatsApp o cualquier plataforma conocida o por conocerse.

¿Qué recomienda a los jóvenes que llenos de ilusión habitan aulas para aprender periodismo?

– El aula le da algunas herramientas. La experiencia se adquiere en las redacciones y en las calles. Y, sin duda, un formidable auxiliar es la lectura. Leer constantemente, no sólo los “memes”, o lo que surge de los mal llamados “teléfonos inteligentes”. Hay que buscar textos de fuentes serias, como pueden ser algunos periódicos españoles (el Mundo o el País, por ejemplo). El problema del periodismo actual es que se ve satisfecho con tener una fuente unilateral. Ya se perdió el rigor de buscar a la contraparte. En todo caso, viene el reclamo después de recibir la pedrada. Las conferencias de prensa presidenciales, llamadas “mañaneras”  vinieron a convertirse en caja de resonancia de un solo personaje a quien no se le puede tocar ni con el pétalo    de un medio y que se limita a distraer de los asuntos que verdaderamente importan.

¿El periodista nace o se hace?

– Las dos cosas: Nace, cuando tiene la vocación, la curiosidad, el empeño. Se hace, cuando tiene la terquedad de aprender.

Conociendo su experiencia en el lenguaje, ¿por qué “Reportero del aire”? cuando “DEL” es una contracción de las palabras “de” y “el” que le lleva a una pertenencia. Al fin y al cabo, no le reporteaba al aire.

JSC.- Pero al dividir la contracción “del” a las palabras “de” y “el”, encontramos que, ciertamente, la preposición “de” denota posesión, pero hurgando el diccionario de la Real Academia Española, podemos descubrir otros 27 significados, entre ellos, el que dice: “Usado para expresar la naturaleza, condición o cualidad de alguien yalgo”.      Y, justamente, “El Reportero del Aire” no anda rastreando las moléculas de la atmósfera que respiramos, sino que anda reporteando desde el aire, al estar volando en un helicóptero, y “al aire”, que es una expresión que indica que en cualquier momento puedo entrar a una transmisión por medios electrónicos. Y a Gilberto Marcos, entonces titular del Noticiero Buenos Días de Televisa Monterrey le debo haberme bautizado así. Fue un 22 de junio de 1992.

Llega el momento de despedirse, queda atrás el periodista y la montaña, el hombre que en sus reflexiones lamenta no haber convivido más tiempo en físico con su familia, por los desvelos en los periódicos o el reporteo de los grandes acontecimientos.

Aunque nunca los descuidé en cuanto a sus necesidades, mi poca presencia física en casa, con excepción de cuando me la pasaba dormido, impidió una convivencia de calidad.

Quedan atrás los recuerdos de ese miércoles de neblina, la imagen de su esposa ante el informe médico que le indicaba una ruta adversa.

-Desde entonces iniciamos una lucha, quizá larga, seguramente ardua, pero que, estoy convencido vamos a ganar. La tenemos ganada.

Click to comment

Noticias

Somos un medio independiente que dedica su espacio a plasmar las historias y proyectos que los estudiantes, principales protagonistas de la vida estudiantil, generan día con día dentro de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Copyright © 2015 Aula23.mx | Monterrey, Nuevo León. México

To Top