Opinión

Evita el síndrome de la insaciabilidad

En la actualidad la constante es “LA PRISA” y no estamos conscientes que se ha vuelto una adicción más, con la que evadimos el presente.

¿Cómo podríamos realmente percibir la abundancia en la que vivimos inmersos, si no hacemos primero un alto en el camino? Vivimos corriendo todo el tiempo, cuando es aquietando la mente que podremos reconectarnos a la riqueza interior, que es la que nos proveerá de todo lo que necesitamos.

La trampa perfecta para no vivir el instante presente, es estar planeando la próxima meta, el próximo reto, la próxima “presa” por cazar, porque una vez logrado un objetivo, pierde nuestro interés. En el preciso momento que obtenemos algo, esto pasa a segundo plano por ese monstruoso síndrome de la INSACIABILIDAD. Todo se ha vuelto instantáneo y desechable.

“La abundancia va a llegar cuando estés dispuesto a recibirla,
Porque siempre ha estado en ti”.

Esa insatisfacción nos genera una sensación de frustración y vacío que se convierte en adicción a la QUEJA. ¿Y lo que si tenemos? Y aún mas importante, lo que si somos, ¿eso no importa?, ¿eso no cuenta porque ya lo tenemos o lo somos?

Y el sentido de agradecimiento ¿Dónde quedó? El primer paso para poder reconocer la abundancia en la que estamos inmersos, es ser agradecidos de todo aquello que somos y todo aquello que si tenemos. ¿Cuándo fue la última vez que te levantaste en la mañana agradeciendo el privilegio de estar respirando? Respira profundo en este momento y date permiso de sentir la abundancia que esto representa.

La ilusión de la carencia la vivimos de muchas maneras, pero una muy común es compararnos con aquellos que “tienen” mas de eso que nosotros “creemos” que queremos. ¿Y realmente lo necesitaremos o es un capricho de nuestra gran soberbia? Si te fijas hemos fabricado un poderoso mecanismo para sabotear el gozo presente.

¿Si estuvieras inmerso en medio del océano, estarías preocupado de que fuera acabarse el agua?

Esto me recuerda a una imagen que compartí una vez en mi fanpage SI YO PUEDO TU PUEDES, donde estaban dos niños pequeños a la orilla del mar, uno con su cubetita llena de agua y el otro con su cubeta vacía.

Este último estaba muy enojado tratando de quitarle agua de su cubeta al otro, cuando enfrente de ellos estaba el vasto mar.

Cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia. Así estamos los seres humanos, cegados a lo que la vida nos ha proporcionado para expandir nuestra misión de vida, por estar dispersos envidiando lo que se les ha provisto a los otros para su propia misión de vida.   ¿Imagínate si todos tuviéramos la misma misión o los mismos talentos?

Cada alma viene provista de talentos específicos para detonar su pasión interior y la vida en su infinita abundancia, le está proveyendo de todas las herramientas que necesita para desarrollarse en esa misión, pero, ¿cómo vamos a detectar las señales, si estamos dispersos?   ¡ALTO!, AQUIETATE, no puede haber mayor prioridad que te des el tiempo para estar contigo mismo, en tu SOLITUD, acompañado por ti mismo, para que puedas reconocer ese inmenso y vasto mar que te rodea de prosperidad.

“Me permito percibir y agradecer la abundancia que llega a mi vida, sin limitarme a esperar recibirla solo en forma de monedas y billetes. Esta puede presentarse en millones de formas distintas y me proveerá de todo lo que necesito para fluir en la misión de mi vida. Estaré receptivo para diferenciar lo que realmente necesito, de aquello que solo es un capricho de mi soberbia”.

Te envío un acorazonado (abrazo entre corazones) y te invito a visitar mi fanpage donde comparto reflexiones diariamente   www.facebook.com/siyopuedotupuedesjorgegama

jorge_gama

Jorge Gama
Conferencista inspiracional.

www.jorgegama.mx

Autor del libro REFLEJANDOME EN EL CAMINO.

Click to comment

Noticias

To Top