Personaje Universitario

Inventa Aarón Reyes – alumno del Tec – pulsera antibullying

Siempre he pensado que a los genios se les dificulta hacer las cosas fáciles y se les facilita hacer las cosas difíciles.
Es por eso que no me extrañó cuando Aarón Reyes Velarde me dijo que había batallado por dar con la céntrica cafetería donde sería la entrevista. -Los niños no van a la escuela a aprender miedo- me dijo casi al final de la entrevista.

Los niños- agregó- van a la escuela a socializar, a aprender ciencia, tecnología.

Llegó acompañado de su hermano mayor Alán Martín y de su novia Annie, quienes lo acompañan en su proyecto con una fe que va más allá del compromiso que implica una relación fraternal o sentimental.
Fred es un proyecto Anti-bullying diseñado por Aarón cuyo éxito radica en que garantiza atención inmediata a las victimas de maltrato escolar.

Alumno del octavo semestre de la carrera de ingeniero Químico Administrador, de 22 años de edad, Aarón aceptó el reto de crear un producto innovador cuando la maestra de la Unidad de Aprendizaje de Emprendedores desafió a sus estudiantes a dar un enfoque social a sus propuestas.

En la cafetería el murmullo se mueve de un lugar a otro, de modo que las voces rebotan de un lugar a otro como bola de ping-pong, de tal manera que hay que hacer uso pleno de la atención para hacer audible lo que no es.
-La propuesta de la maestra me hizo interesarme en un problema social y comencé a investigar el bullying y me di cuenta de que es un problema grave en México; tenía esa percepción, pero nunca había investigado a fondo-, expresa.

Las formas de intervención existentes- dice- se centran en dos tiempos: el antes o el después.
En el antes está la prevención centrada en la educación en valores y en el después está la denuncia a través de la telefonía, la web y las que se hacen de forma noticiosa a través de los medios de comunicación.

-Ninguna toma en cuenta la necesidad de ayudar en el momento (en que ocurre el maltrato), fue entonces que decidí desarrollar el sistema anti-bullying-. Sus investigaciones lo llevaron a la conclusión de que el bullying requiere tres condiciones para ser atendido a) auxilio al instante, b) ubicación exacta y c) que exista una evidencia en audio grabada y transmitida en el momento, explicó.

Fue así como surgió la idea de crear el sistema Fred Anti-bullying, cuyo eje central es una pulsera que puede ser activada en el momento del maltrato, grabar en audio el maltrato enviarlo como evidencia a un central de monitoreo que ubica geográficamente el lugar del suceso y enviar ayuda.

El sistema también genera evidencia estadística de los maltratos que ocurren en el centro educativo por género de los alumnos, grupos, lugares, entre otros. Todo esto acompañado con conferencias de sensibilización ofrecidas por expertos a alumnos, padres, maestros y directivos.

Los maestros cuentan con una aplicación que puede traer en su celular, a donde le llega una señal de alerta con la imagen, el género, nombre, apellido y lugar en que se ubica en el momento el alumno que solicita el auxilio, explica.

El maestro, prefecto o administrativo encargado de atender ese tipo de situaciones acude de inmediato y brinda el auxilio; mientras en la central del sistema un software almacena la evidencia en audio y genera la estadística con sus diferentes variables.

“Oigan, perdonen ¿van a consumir o no?”, interviene una mesera y caemos en la cuenta de que para que el local funcione la caja tiene que registrar comandas repletas de pedidos.

Alguien pide una hamburguesa, yo aprovecho para darle la boleta del estacionamiento. Me agradan los descuentos.

¿Y cuántas pulseras debe tener una escuela? -La escuela decide cuántas y a quien debe de traerlas – comenta – puede ser un alumno ejemplar preocupado por el bienestar de sus compañeros. No necesariamente es un producto para las victimas. Lo ideal es que todos los alumnos la trajeran.

Más que un generador de alertas – añade- la idea es que el dispositivo sea una insignia que genere respeto y seguridad.

Actualmente el invento ha sido reconocido con dos premios en eventos generados por el sistema del Instituto Tecnológico de Monterrey. Uno en el Congreso INC de emprendedores donde participaron 10 mil personas, obteniendo además una beca para ingresar el proyecto en la Incubadora de Iniciativas Emprendedoras del Sistema TEC.

Otro en el Concurso de Proyectos de Ingenieros Industriales INHANCE donde su esfuerzo fue coronado con un segundo lugar.

Explica que el proyecto adoptó el nombre de Fred porque significa paz en el idioma danés.

Para apoyar el proyecto fue creado un súper héroe anti-bullying llamado Fred cuya vestimenta es color amarillo que es utilizado como señal de alerta y en el pecho el personaje tiene un rayo, lo que significa que la ayuda llegará al instante.

La diseñadora gráfica de Tec Milenio, Elena Ramírez ha participado con su creatividad en este proyecto, creando además un cortometraje que puede ser visto en YouTube con el nombre de Sistema FRED.

Actualmente el proyecto está en su fase final y para agosto se tienen programadas las pruebas concepto, donde el sistema será probado en centros educativos.

¿Y cómo surge la idea de crear FRED? -Aunque siempre estudie en colegios privados, siempre observe bullying. De todo tipo: físico, psicológico; aunque nunca fui afectado directamente hubo días en que prefería no ir a clases.
-Los niños no van a la escuela a aprender miedo. Los niños- agregó- van a la escuela a socializar, a aprender ciencia, tecnología.

Entonces, cuando la profesora Clelia Hernández hizo la convocatoria del proyecto social, dijo, recordó aquellas experiencias y decidió hacer algo para que los niños no tengan miedo de ir a la escuela.

Termina la entrevista, atrás quedan los murmullos, las voces, la caseta de estacionamiento que me dio descuento, un joven emprendedor y un equipo que lucha por erradicar el bullying.

1 Comment

Noticias

To Top