Reportajes

Sufren ludopatía 2 de cada 10 universitarios en NL

En Nuevo León dos de cada diez estudiantes universitarios son víctimas del fenómeno de la ludopatía o desorden del juego, revela un estudio realizado por la investigadora Rita Josefina Martínez Jáuregui.

El estudio “Prevalencia del juego patológico en estudiantes universitarios” que encuestó a dos mil 183 estudiantes de seis universidades, indica que un 7.4% de la muestra es víctima de juego patológico y un 12.1% encaja en lo que ella define como “Jugador problema”.

El fenómeno de la ludopatía o desorden del juego, es tan grave –señala- que ha superado las expectativas oficiales y rebasado cualquier propuesta sanitaria asistencial de contención.

“El factor edad, se ha convertido en una gran preocupación, especialmente en las últimas décadas donde la explosiva evolución de las nuevas tecnologías permiten la accesibilidad instantánea y anónima a nuevas formas de apostar”, expresa el estudio.

Los estudiantes universitarios que apuestan en juegos de azar, indica el estudio, refieren preferencias del 44.3% para cartas, 41.6% para máquinas recreativas y 41.1.% para deportes.

Lo anterior puede ser explicado, dice la investigación, por la accesibilidad que se tiene para el desarrollo de la conducta de juego en las tres modalidades señaladas, ya que es frecuente que los jóvenes incorporen el juego de cartas al socializar, y que la amplia disponibilidad de casinos y sport books en casi todos ellos, faciliten esta forma de apuesta.

“El crecimiento indiscriminado de salas de apuestas que se registra en México desde hace tres lustros, ha provocado sin duda, consecuencias entre la población. La disponibilidad y accesibilidad que ahora se tiene para realizar juegos de apuesta, mantiene a miles en un caos personal, social y patrimonial que difícilmente encuentra paliativos preventivos, terapéuticos o rehabilitadores en la oferta sanitario- asistencial que el Estado ofrece”.

Además de las consecuencias sociales negativas, entre las que se encuentran la adicción al juego – indica el documento- la delincuencia común, la corrupción política y la infiltración de la delincuencia organizada, los juegos de azar plantean graves cuestiones económicas, ya que aparte de su valor recreativo, no crean bienes y servicios, y por su propia naturaleza, aumentan la desigualdad del ingreso.

La autora señala que de acuerdo a estudios realizados por otros investigadores, el juego problemático en jóvenes está asociado a un incremento en conductas antisociales, problemas o rompimiento de relaciones, ausentismo escolar, bajo rendimiento académico, depresión e incluso intento o ideaciones suicidas.

En el estudio participaron 1010 hombres y 1173 mujeres que contestaron un cuestionario auto-aplicado denominado South Oaks Gambling Survey (SOGS), mismo que es considerado como uno de los instrumentos más fiables y válidos de los que se dispone actualmente para evaluar el juego patológico en los estudios epidemiológicos y clínicos. La edad de los participantes iba de 16 a 30 años. La edad promedio fue de 20.5 años.

Los resultados indican que la edad es un predictor de riesgo, toda vez que el 65% de los jugadores problema o patológicos, se encuentran en un rango de edad entre 18 y 21 años y que el 59.2% son varones.

En cuanto al monto de dinero erogado durante un evento, del total de los estudiantes que manifestaron apostar dinero (1,374), el 89.7% dijeron apostar cantidades de entre 500 y mil pesos.

“Un 36% que reporta jugar entre 5,000 y más de 10, 000 pesos mexicanos, han pedido dinero prestado para jugar o pagar deudas relacionadas con la actividad”, expresa.

Otro hallazgo del estudio, fue que un 11.2% de los jugadores problema o con juego patológico afirmó que sus padres están involucrados en el juego.

El estudio concluye que los estudiantes universitarios constituyen un grupo vulnerable con mayor prevalencia para el trastorno del juego.

De acuerdo al análisis de las cifras de estudiantes registrados en instituciones del Nivel Superior en México, la autora señala que a nivel nacional unos 672 mil 620 estudiantes universitarios mexicanos estarían en riesgo o experimentando ya, las consecuencias del padecimiento.

La juventud actual es la primera generación que ha crecido en un entorno en donde apostar es legal, accesible y aceptado socialmente.

Es apremiante –de acuerdo a la investigadora- que se involucren las instituciones públicas y los propios centros de investigación y enseñanza superior, en la investigación de la aparición, desarrollo y mantenimiento del fenómeno de la ludopatía.

El estudio de Martínez Jáuregui es el segundo que se realiza en México y los resultados son superiores a los realizados en otros países, ya que la evidencia obtenida en otros países indica que entre el 4% y el 8% de los jóvenes tienen problemas serios de apuestas.

Disponible en: www.academia.edu

Click to comment

Noticias

To Top