Cuento

“Un Nuevo Florecer”

de María Milagros Barrientos de la Rosa

En un pequeño jardín vivían plantas de todas las especies, tulipanes, margaritas, girasoles, y justo en el centro se encontraba un enorme rosal, y a su alrededor muchas rosas de diferentes colores. Dentro de ellas se encontraban dos rosas que solían destacar de la multitud. Una rosa Roja y una rosa Blanca. Ambas contaban con un brillo singular, puesto que tenían un gran vínculo especial. Pasaron por muchas cosas, desde pequeñas plagas, hasta el sutil rocío del amanecer, pero siempre estaban juntas.

Un día la rosa Roja tomó una decisión y decidió contársela a su amiga Blanca: “Blanca, tengo que contarte algo, he estado pensando en todo lo que ha pasado, he aprendido muchas cosas y creo que es momento de ser cortada. No te preocupes, regresaré después de un tiempo, esto es por lo que toda flor tiene que pasar, espero que lo entiendas”.

Tras escuchar esto, Blanca se sintió un tanto inquieta “¿Qué pasará con Roja?, ¿Regresará?, ¿Estará bien?” todas estas preguntas resonaban en su cabeza, sin embargo no dijo nada y aceptó la decisión de Roja.

Pasó un tiempo después del día en que Roja fue cortada, y eventualmente floreció otra rosa, aquella rosa era Roja, ¡ella había regresado! “¿Me extrañaste?” dijo mientras sostenía una sonrisa. “¡Sí, te extrañé mucho!” mencionó aquella rosa Blanca que había esperado pacientemente su regreso.

Ambas flores seguían siendo muy amigas, sin embargo, algo era distinto. La Rosa Roja floreció, era la misma flor, el mismo color, la misma esencia, pero algo cambió, no era la misma. Cada vez que se reunían, al conversar tenían puntos de vista completamente diferentes. Roja se tomaba las cosas con más seriedad, mientras que Blanca no paraba de jugar. Tras esta actitud, Blanca se distanció de Roja, pues no soportaba el cambio que tuvo, y llegó a la conclusión que todo fue por culpa de ser cortada, por lo cual ella juró nunca ser cortada, pues no quería ser de la misma manera que Roja.

Tras pasar el tiempo, Blanca seguía siendo la misma, pero poco a poco sus pétalos comenzaban a caerse, era momento de ser cortada, sin embargo ella se negaba a hacerlo.

Roja al preocuparse por la condición de su amiga, decide hablar con el rosal, para que este ayude a Blanca, ya que a ella no la escucharía, por lo que el rosal decide platicar con Blanca.

“Blanca, se lo preocupada que estas, es inevitable sentir miedo a lo nuevo, dada tu condición es tiempo de que seas cortada, seguir así solo te está dañando” a lo que Blanca le contestó “¡NO! No quiero hacerlo, estoy perfectamente bien como estoy, no quiero ser cortada para después convertirme en lo que se ha convertido Roja, no quiero ser alguien más, ¡No quiero!”. Tras escuchar estas palabras, el rosal decide decir algo para hacer entender a Blanca. “Mira, Roja no es otra rosa, sigue siendo la misma, ella solo decidió cambiar, se dio cuenta que si seguía de la misma manera no sería capaz de seguir adelante. Al ser cortada no dejas de lado lo que eres, tu pasado sigue formando parte de tu ser, ella solo decidió ser la mejor versión de sí misma, y este cambio de ser como quieres ser lo decides tu”.

Al escuchar estas dulces palabras, Blanca comprendió que no hay que aferrarse al pasado, que cambiar no es dejar de ser quien eres, sino descubrir tu verdadero ser, así que decidió que ya era momento de un nuevo florecer

Click to comment

Noticias

Somos un medio independiente que dedica su espacio a plasmar las historias y proyectos que los estudiantes, principales protagonistas de la vida estudiantil, generan día con día dentro de la Universidad Autónoma de Nuevo León.

Copyright © 2015 Aula23.mx | Monterrey, Nuevo León. México

To Top